Por qué no debes sobrecargar la lavadora

Una lavadora nueva realmente puede mejorar la eficiencia de tu lavado. Sin embargo, si la sobrecargas no solo perderás esa eficiencia, sino que podrías terminar con ropa sucia. Peor aún, incluso puedes dañar tu lavadora mientras lavas la ropa.

Por qué no debes sobrecargar la lavadora

¿Cómo puedes saber si sobrecargaste la lavadora?

Por suerte hay un truco sencillo para saber si pusiste demasiada ropa en la lavadora: la regla de una mano. Al colocar tu mano en el tambor de la lavadora podrás ver cuanto espacio queda. La carga es perfecta si en el tambor no cabe nada más que tu mano y la ropa sucia. Si no puedes meter tu mano en el tambor, entonces está sobrecargada.

Sin embargo, esa no es la única forma de sobrecargarla. Los tambores de las lavadoras también tienen un límite de peso, así que ten cuidado de no excederte. En general, una lavadora promedio puede soportar 3 kg, pero existen algunas más grandes. Como siempre, revisa tu manual de instrucciones para estar segura.

¿Qué puede pasar si sobrecargas la lavadora?

Bueno, en el mejor de los casos tu ropa simplemente no quedará limpia. Algunas veces incluso podría salir oliendo peor que antes.

Eso se debe a que la ropa absorbe toda el agua y no deja espacio para que tu detergente se disuelva. Eso también significa que tu ropa quedará con horribles marcas de detergente. No importa si utilizas detergente Ariel Líquido Concentrado, no obtendrás esa eliminación de manchas superior si colocas demasiadas prendas en el tambor.

La lavadora hace serpentinas de ropa

También puedes terminar con una serpiente de ropa, en donde todas las prendas quedan enredadas entre sí. Entonces solo la parte exterior se lava y todo lo que queda enredado en medio se queda tan sucio como siempre.

Peor aún, puedes terminar con residuos de detergente en tu lavadora, lo cual puede ser dañino. Si la sobrecargas con frecuencia puedes dañar la lavadora y todas las cargas saldrán oliendo peor que cuando las metiste.

Así que siempre mete tu mano al tambor para asegurarte de que no la sobrecargaste. Ahora sí hay espacio para que el detergente Ariel Líquido Concentrado haga maravillas, cada lavada.