Cómo dosificar los suavizantes de ropa

Si quieres resultados realmente asombrosos para tu lavado, entonces puedes agregar suavizante de telas a la lavadora. Con el producto adecuado, obtendrás ropa, toallas y otras prendas realmente aromáticas, suaves y limpias. Solo asegúrate de usar un muy buen detergente también.

Cómo dosificar los suavizantes de ropa

Pero, ¿por qué debes usar un suavizante para telas?

Bueno, los suavizantes de telas, los acondicionadores y los mejoradores no solo hacen que la ropa huela increíble y se sienta muy suave. No, ayudan con mucho más cosas, incluso aunque esos sean los principales beneficios.

Los suavizantes de telas reducen la carga estática, reducen las arrugas y acortan los tiempos de secado. Hasta ahora, todo bien. También ayudan a evitar que los colores se destiñan, lo cual los convierte en los compañeros perfectos para un detergente líquido como por ejemplo Downy suavizante con Ariel Líquido Concentrado.

Por último, pero definitivamente no menos importante, ayudan a facilitar el planchado, ¡lo cual son buenas noticias para ti!

¿Y cómo hacen todo eso?

Mientras las telas están sumergidas en la solución para el lavado, tienen una carga negativa en la superficie. Los suavizantes de telas como Downy contienen surfactantes con carga positiva. Estos surfactantes se unen a las telas durante el enjuague final y proporcionan una capa lubricante que se siente suave al tacto.

¿Y cómo se dosifica?

Pero para poder obtener estos grandes resultados, necesitas agregar el suavizante de telas en su propio dispensador para suavizante. Eso se debe a que el dispensador mantiene el suavizante adentro hasta casi el final del ciclo de lavado.

Entonces, durante el enjuague final, el agua fluye dentro del compartimiento y lleva al acondicionador hasta el tambor de la lavadora, mezclándolo con la ropa.

Para obtener mejores resultados debes revisar con frecuencia el compartimiento del suavizante de telas y limpiarlo con agua tibia. De esa manera evitarás que el sifón que expulsa el suavizante quede bloqueado. También debes asegurarte de no llenarlo en exceso, de lo contrario el suavizante podría ser liberado de inmediato y su uso sería casi inútil.

Simplemente agrega el suavizante de telas al principio del lavado y disfruta de los resultados al final. Y no te olvides de usar un excelente detergente, como el detergente Ariel.